Sus síntomas y algunos consejos prácticos

Con la llegada del otoño y el paso al invierno aparece el trastorno afectivo estacional. Nuestros biorritmos cambian y muchas personas se sienten más decaídas, nostálgicas y sin ganas de no hacer nada. El trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión que se desencadena con el cambio de las estaciones.


¿POR QUÉ SE DA?

La vuelta a la rutina tras las vacaciones es un factor importante para que se dé este tipo de depresión, pero lo cierto es que lo que más nos influencia es la pérdida de horas de sol. Estudios psicológicos demuestran que la carencia de luz puede derivar en insomnio, estrés, fatiga, ansiedad e incluso inapetencia sexual.

El frío es sin duda un gran aliado de lo que podríamos definir como tristeza invernal, nos cuesta más salir de casa y levantarnos de nuestra cómoda y caliente cama.
 

SÍNTOMAS
 
Hasta un 30% de la población confiesa que durante los meses fríos del año padece los síntomas propios de este tipo de trastorno tan común: dificultad para levantarse y para concentrarse, un marcado aumento del apetito, una disminución de la libido, irritabilidad e incluso depresión.

Aquí compartimos algunos de los síntomas:

•Cambio en el apetito, especialmente antojarse de dulces o comidas con almidón.
•Aumento de peso.
•Disminución en el nivel de energía.
•Fatiga.
•Tendencia a dormir en exceso.
•Dificultad para concentrarse.
•Irritabilidad o ansiedad.
•Disminución de la actividad social.
•Evitar situaciones en que haya contacto social y pérdida de interés por actividades que antes solía disfrutar.


ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS

Cuidar la dieta. No abusar de los hidratos de carbono, aunque son necesarios para aportarnos energía, y comer alimentos ricos en proteínas, vitaminas y minerales. Intentar regular los horarios para evitar comer en exceso.

Hacer ejercicio. Éste es un paso fundamental para liberar estrés y ayudarnos a combatir el insomnio.

Dormir 8 horas. Es importante levantarse con energía para poder soportar el ajetreo diario, por esto es necesario descansar correctamente.

Beber mucha agua. La hidratación es la base de un cuerpo sano y preparado para afrontar el día a día.

Ilumínate. Alegra mucho ver la luz del día pero, cuando esto no es posible, siempre viene bien la iluminación artificial. Una oficina y una casa bien alumbradas te harán sentir mucho mejor.


¿ES ALGO TEMPORAL Y NORMAL?

Si. Es temporal. Lo más importante es recordar que esta sensación de tristeza es tan sólo algo estacional y es, además, algo que le ocurre a mucha más gente. Sólo tienes que saber afrontarlo y seguir estos pequeños consejos para recuperar la vitalidad que necesitas.

 

Dra. Sariza Serquen Haaker
Psicóloga – Psicoterapeuta
Clínicas Maison de Santé